10.1. Las plantillas

10.1. Las plantillas

Permiten ahorrar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo al evitar que tengas que repetir una y otra vez los mismos comandos de formato y fórmulas.

Habitualmente cuando se realiza un libro que ha resultado laborioso de confeccionar, ya que contiene un formato muy elaborado, funciones complejas, etc., por ejemplo, el cuadro de amortización de inmovilizado creado en el Tema 7, si no se dispone de ese libro como plantilla, cuando se quiere volver a utilizar, introduciendo nuevos datos, en el ejemplo, se recurre al cuadro para amortizar otro elemento, lo que se suele hacer, es borrar o cambiar los datos, e introducir los nuevos. Por muchísimas razones (el tiempo que se tarda en localizar el archivo, el riesgo de no volver a guardar adecuadamente y perder datos, la posibilidad de perder alguna función, etc.) este no es el procedimiento adecuado.

El sistema que debes emplear es crear una plantilla,  un libro, que contenga el formato, las funciones   y todos aquellos elementos precisos. También es muy importante proteger las celdas en las que no tienes que introducir datos, de esta forma se protege la integridad de la plantilla.

En estos libros se incluyen varios elementos, pero los más importantes son:

  • El texto que permanece inalterado en todos los documentos que  vayan a usar  dicha plantilla, por ejemplo un membrete (nombre de la empresa, CIF, dirección, logotipo, teléfono, etc.). Los formatos de páginas que se desean incluir en los distintos documentos, como márgenes, pies de página, encabezados, etc.
  • Las fórmulas y funciones precisas en cada celda.
  • Las macros, hipervínculos y controles.
Licencia Creative Commons